USA TU PC PARA AYUDAR A LA TIERRA. POR TI Y POR TU DESCENDENCIA
NOTICIAS

sábado

Calentamiento global 2019

“La ciencia es clara: si no reducimos rápidamente las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero, el cambio climático tendrá efectos cada vez más destructivos e irreversibles en la vida en la Tierra. Nuestras oportunidades de actuación están a punto de agotarse”,(si no se agotaron ya).

“La última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace entre 3 y 5 millones de años, cuando la temperatura era de 2 a 3 °C más cálida y el nivel del mar, entre 10 y 20 metros superior al actual”.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los niveles de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera han alcanzado un nuevo máximo sin precedentes. No hay indicios de inversión en esta tendencia, que está desencadenando un cambio climático a largo plazo, la subida del nivel del mar, la acidificación de los océanos y un mayor número de fenómenos meteorológicos extremos.

El Boletín de la OMM sobre los Gases de Efecto Invernadero ha revelado que la concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) pasó de 400,1 partes por millón (ppm) en 2015 y 403,3 ppm en 2016, a 405,5 ppm en 2017. También ascendieron las concentraciones de metano y óxido nitroso, en tanto que reapareció el CFC-11, un potente gas de efecto invernadero que agota el ozono, regulado en el marco de un acuerdo internacional para proteger la capa de ozono.

Desde 1990 se ha producido un incremento del 41 % del forzamiento radiativo total —que tiene un efecto de calentamiento en nuestro clima— causado por los gases de efecto invernadero de larga duración. El CO2 es responsable de un 82 % del aumento del forzamiento radiativo durante los últimos diez años, según las cifras proporcionadas por la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera de los Estados Unidos de América que se citan en el Boletín de la OMM.

“El CO2 permanece en la atmósfera durante cientos de años y aún más en los océanos. Hoy en día no existe una varita mágica para eliminar todo el CO2 excedentario de la atmósfera”, afirmó la Secretaria General Adjunta de la OMM, Elena Manaenkova.

“Cada fracción de grado que contribuye al calentamiento global importa, al igual que cada parte por millón de gases de efecto invernadero”, aseguró.

“Según el nuevo Informe especial del IPCC sobre el calentamiento global de 1,5 °C, será necesario reducir de forma drástica y rápida las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en todos los sectores de la sociedad y la economía. El Boletín de la OMM sobre los Gases de Efecto Invernadero, que señala una tendencia continuada al alza en las concentraciones de gases de efecto invernadero, pone de relieve el carácter urgente de esta reducción”, indicó el presidente del IPCC, Hoesung Lee.





Principales conclusiones del Boletín sobre los Gases de Efecto Invernadero.

Dióxido de carbono

El dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero de larga duración en la atmósfera. Su concentración alcanzó 405,5 ppm en 2017, lo cual representa el 146 % de su nivel en la era preindustrial (antes de 1750). La tasa de aumento de CO2 entre 2016 y 2017 fue aproximadamente igual a la media durante los últimos diez años, pero inferior al incremento récord observado entre 2015 y 2016, bajo la influencia de un fuerte episodio de El Niño que provocó sequías en las regiones tropicales y redujo la capacidad de los “sumideros”, como los bosques y la vegetación, para absorber CO2. El 2017 fue un año sin El Niño.

Metano

El metano (CH4) es el segundo gas de efecto invernadero de larga duración más importante y contribuye en más o menos un 17 % al forzamiento radiativo. Cerca del 40 % del metano que se emite a la atmósfera procede de fuentes naturales (por ejemplo, humedales y termitas), mientras que aproximadamente el 60 % proviene de actividades humanas como la ganadería de rumiantes, el cultivo de arroz, la explotación de combustibles fósiles, los vertederos y la combustión de biomasa. El CH4 atmosférico alcanzó en 2017 un nuevo máximo de unas 1859 partes por mil millones, por lo que se sitúa actualmente en el 257 % de su nivel preindustrial. Su tasa de aumento fue prácticamente igual a la observada durante el último decenio.

Óxido nitroso

Las emisiones de óxido nitroso (N2O) a la atmósfera provienen de fuentes naturales (en torno al 60 %) y de fuentes antropógenas (un 40 %), incluidos los océanos, los suelos, la quema de biomasa, el uso de fertilizantes y diversos procesos industriales.
En 2017 su concentración atmosférica fue de 329,9 partes por mil millones, es decir, un 122 % de su nivel en la era preindustrial. Este gas también contribuye significativamente a la destrucción de la capa de ozono estratosférico que nos protege de los rayos ultravioleta nocivos del Sol. Es el causante de un 6 % del forzamiento radiativo provocado por los gases de efecto invernadero de larga duración.

La adaptación al cambio climático ha dejado de ser una opción, es una necesidad.

Fuente OMM.

lunes

Islandia convierte CO2 en rocas

El revolucionario experimento de Islandia captura el dióxido de carbono (CO2) que ensucia la atmósfera y lo converte en roca .

 

sábado

Julio 2018 ;condiciones meteorológicas extremas y de fuerte impacto.

El inicio del verano en el hemisferio norte ha estado marcado por condiciones meteorológicas extremas, como temperaturas que superan los récords registrados, olas de calor, sequías y precipitaciones con consecuencias catastróficas. Esto ha afectado considerablemente a la salud de las personas, la agricultura, los ecosistemas y las infraestructuras, y ha provocado incendios forestales devastadores.


El Japón ha sufrido una intensa ola de calor. La red de observación nacional dispuesta por el Servicio Meteorológico del Japón (JMA) registró en 200 de un total de 925 estaciones temperaturas máximas que superaban los 35 ºC durante el 15 de julio. El 19 de ese mismo mes, el JMA emitió un aviso por altas temperaturas durante el 24 y el 2 de agosto. El 23 de julio se registraron en Kumagaya 41,1 ºC, un nuevo récord de temperatura diaria, y en Ome 40,8 ºC, según el JMA. Ambas ciudades están próximas a Tokio. Estos episodios peligrosos de altas temperaturas y humedad se produjeron mientras el Japón trataba de recuperarse de las peores inundaciones y deslizamientos de tierra en décadas. La

Administración Meteorológica de Corea emitió un aviso importante para varios días, alertando de temperaturas máximas de más de 35 ºC, ya que algunas temperaturas diarias registradas superaron las cifras récord.

 El 5 de julio se registró una temperatura máxima de 51,3 ºC en Ouargla, situada en la parte argelina del desierto del Sáhara. Es probable que sea la temperatura fiable más alta jamás registrada en Argelia. Según el Archivo de Fenómenos Meteorológicos y Climáticos Extremos de la OMM, Kebili (Túnez) figura actualmente como el lugar de África que ha alcanzado la temperatura más alta (55 ºC), registrada en julio de 1931. El 28 de junio se registró durante 24 horas una temperatura mínima de 42,6 ºC en Qurayyat, al sur de Mascate, en la costa de Omán, esto es, la temperatura más fría durante la noche no estuvo por debajo de esa. Aunque la temperatura “baja” más alta no se incluye actualmente como una categoría en el Archivo de Fenómenos Meteorológicos y Climáticos Extremos de la OMM, se cree que es la temperatura más alta en este caso registrada por un termómetro. Entre el 3 y el 10 de julio varias zonas del Norte de África sufrieron una ola de calor y en Marruecos se registró una temperatura récord de 43,4 ºC en Bouarfa. También se esperan altas temperaturas para la semana del 23 de julio.

 El 8 de julio la estación meteorológica de Furnace Creek registró una temperatura de 52 ºC en el parque nacional del Valle de la Muerte de California (Estados Unidos). La estación mantiene el récord de la temperatura más alta registrada en la Tierra, con 56,7 ºC registrados el 10 de julio de 1913. Otras zonas de California también se vieron afectadas por un calor extremo. En el centro de Los Ángeles se registraron temperaturas mínimas de 26,1 ºC durante la noche el 7 de julio, mientras que en Chino, cerca de Los Ángeles, se alcanzó la temperatura récord de 48,9 ºC. En el aeropuerto de Burbank también se superó el récord de los 45 ºC que se registraron en 1971 con los 45,6 ºC del 6 de julio, y el Aeropuerto de Van Nuys alcanzó una temperatura máxima de 47,2 ºC, según el Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos.

En junio de 2018 las temperaturas fueron extremadamente altas en gran parte del norte de Siberia, y siguieron esa tendencia durante la primera semana de julio. El Centro Hidrometeorológico de Rusia del este de Siberia emitió un aviso de temporal debido a que se registraron temperaturas de más de 30 ºC durante más de cinco día.


 Los episodios de precipitaciones y calor extremos están aumentando como consecuencia del cambio climático. Aunque no se pueden atribuir los fenómenos extremos individuales de junio y julio al cambio climático, son compatibles con la tendencia general a largo plazo debida al aumento de la concentración de los gases de efecto invernadero.

 Numerosos estudios recientes han concluido que la probabilidad de que se produzcan fenómenos extremos está influenciada por la actividad humana, tanto directa como indirectamente. De entre una serie de 131 estudios publicados entre 2011 y 2016 en el Bulletin of the American Meteorological Society, el 65 % muestra que dicha probabilidad se ve considerablemente afectada por las actividades antropógenas. En lo relativo a temperaturas altas extremas, la probabilidad de que sucedan se multiplicó por diez o más veces.

viernes

Calentamiento global........

La ignorancia es uno de los peores males de la humanidad.



Hay personas que son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no les importa hacerlo con la cabeza hueca.
Orson Welles.



Tierra iluminada por el Sol ahora mismo

Imagen actual del Sol

Actividad solar

Rayos-X provenientes del Sol:

Campo magnético en la Tierra: